lunes, 19 de enero de 2009

Pero, ¿existe el teatro latinoamericano? (1)

Empiezo una serie de tres posts de algo que quiero escribir hace tiempo: la imagen del teatro latinoamericano en publicaciones dedicadas al teatro -en general- en el mundo anglosajón.
Me interesa vernos a través de otras visiones, sí, pero además, cuestionarme sobre la importancia de la validación que da el conocimiento "universal" que se maneja fuera del continente.
Pero vamos al grano, ahora me ocuparé del librito de texto que leen los estudiantes de teatro en muchas universidades americanas, titulado Theatre, por el profesor Robert Cohen. En los siguientes posts revisaré cómo aparecemos en la canónica History of the Theatre que propone Oscar Brockett, otro libro de consulta casi obligatoria en la Academia europea y de de los EEUU, para finalizar con un comentario sobre la mentada Oxford Encyclopedia of Theatre and Performance que editara hace unos pocos años Dennis Kennedy en Gran Bretaña.
Comencemos. Lo primero para sorprenderse: el libro de Cohen se llama Theatre, pero debería llamarse Teatro de los Estados Unidos (y algo de otros cuatro países destacables: Gran Bretaña, Francia, Alemania y, el cuarto lugar que se lo dividan los otros 200 países). Las fotos de las puestas son en Broadway, off Broadway, off off Broadway, non-profit theatre, hasta teatro universitario y escolar, pero básicamente americano. Si alguien tiene dudas sobre el ombliguismo que ataca a los estadounidenses (que los lleva a invadir países cuando no escriben libros de texto), dése una vuelta por este volumen. Incluso cuando debe ocuparse de las tradiciones no occidentales (West vs. East) habla de la Opera de Pekin, KathaKhali, Noh, o sea, lo de tradicional de exportación que un turista compraría por distracción. Nada que ver con una revisión de las expresiones modernas del teatro en China o Japón. La India no existe performáticamente en este texto. Oriente no ha evolucionada desde que lo visitó Marco Polo. África solo es revalorada por una foto inmensa de Athol Fugard actuando frente a una adolescente negra que baila, pero todo muy superficial, por supuesto, muy políticamente correcto. Y lo curioso, perdonen la machacada, es que el texto se pretende una guía del teatro en general. O sea, que lo que Cohen está diciendo, si mi mente no desvaría, es que EL teatro es como lo hacemos aquí. EL teatro es aquí. Period, como dirían ellos mismos.
Pero ahora vamos a la anécdota que inspira estos posts: América Latina. Cohen, inocultablemente sorprendido sin toalla fuera de la ducha, dice (mi traducción, of course):
"El teatro de América Latina es, de acuerdo a muchos observadores, tan rico y diverso como en todo el mundo" (320)
Después de tamaña simpleza, acto seguido, el archirreconocido profesor de la UC Irvine detalla que desde México hasta Chile hay gran diversidad y calidad, hay compromiso político y social, para luego afirmar contundentemente que el teatro de Brasil es el que más destaca por su reconocidos directores (¿estaba Cohen pensando en que oyó hablar de unos tales Boal o Gerald Thomas?). Pero lo que corona la faena es mencionar que muchas de las glorias teatrales de América Latina son llevadas al festival de Teatro Hispánico de Miami, que supongo debe ser éste. Y que hay uno igual en Cádiz, que hace lo mismo para los europeos. Entonces ya conocemos sus filtros.
Por lo demás, EL ÚNICO PÁRRAFO en 400 páginas dedicado a liquidarnos (y la única foto, de una puesta costarricense) dejan claro que "bueno, también hay teatro en esa región del mundo".

De hecho, al margen de la tonta manera de encarar la información que exhibe el texto, puntualicemos algunas reflexiones y preguntas, y a ver si se animan a conversarlo un poco:

¿Existe realmente algo que podamos llamar latinoamericano, como espacio cultural? Es decir, ¿existimos como unidad cultural, o es América Latina solo una entelequia creada por descarte: somos los otros, los de más abajo de Texas, los de más allá de las Canarias?
Hay alguna identificación entre nosotros, latinoamericanos, que nos permita colegir que somos una colectividad con una cultura propia, o somos un promontorio de desechos culturales que llegan como llega el muerto en El Ahogado más Hermoso del mundo, el cuento de García Márquez.
Que yo sepa conocemos bien poco a nuestros vecinos, y probablemente lo hacemos solo por el propio interés de los artistas latinoamericanos en circular, no por una política de integración.
De otro lado, el término Latinoamericano es siempre irregular: son latinos los brasileños, claro que no sé si ellos lo aceptan del todo, ¿pero lo son también los jamaiquinos, los haitianos? Y los migrantes Latino USA que hablan español, ¿qué son, y qué teatro producen?

Además, ¿valen de algo para construir ese espacio cultural propio todas estas canonizaciones librescas o críticas, especialmente llegadas desde el extranjero? ¿Es acaso cierto que los artistas latinoamericanos viven ebrios del reconocimiento internacional, para volver a casa y restregárselo por la cara al Estado que no los apoya, o al público que no los acompaña, o a sus colegas? ¿Sirve de algo decir: "pero yo estuve de gira por Europa y el teatro Disney y tú no"?

Hace un tiempo colaboré en editar un libro sobre el Festival de Cádiz, famosa vitrina del teatro latinoamericano en España. Mi conclusión general: los grupos que llegan a ir lo hacen casi de manera anecdótica, sin mediar intervención de los Estados (salvo México, tal vez) para enviar muestras representativas de su vida cultural. Y el de Miami es, seamos claros, un festival igual de anecdótico.

No sé lo que les parezca a ustedes, pero creo que las imágenes del teatro latinoamericano que pintan estas publicaciones son además de liliputienses, manoseadas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

QUE BUEN ARTÍCULO, AMIGO CARLOS...
ES IMPORTANTE HABLAR DEL ARTE ESCÉNICO EN LATINOAMERICA, DE ALGÚN MODO ENTRE HERMANOS LATINOS PODREMOS RECONOCERNOR...
ABRAZOS COLEGA, DESDE COLOMBIA.

BITÁCORA TEATRAL COLOMBIA dijo...

ESTOY COMENZANDO CON UN BLOG, EN EL CUAL QUIERO DARLE MUCHA IMPORTANCIA AL MOVIMIENTO DEL ARTE ESCÉNICO EN COLOMBIA, SERIA DE MI AGRADO QUE COMENTARAS Y ACONSEJARAS

Carlos Vargas Salgado dijo...

Gracias amigos, sera interesante tener noticias de este blog nuevo. por favor hagab=nme saber cuando esten en linea para hacer un enlace.

Saludos reiterados
CVS